Skip links

Las ciudades firmantes del Pacto Global de Alcaldes avanzan en la acción climática en América Latina y el Caribe

Los gobiernos locales que firmaron la adhesión al Pacto Global de Alcaldes por el Clima y la Energía en América Latina y el Caribe (GCoM-LAC) ya tienen éxito en el compromiso de seguir las acciones en busca de un futuro más sostenible y resiliente en las ciudades. Los municipios de la región cuentan con el apoyo de la amplia comunidad que conforma el GCoM-LAC para avanzar en la acción climática en tres áreas clave: mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero, identificar y adaptarse a los riesgos asociados con el cambio climático y aumentar el acceso Energía limpia y asequible.

Según los datos informados por los gobiernos locales a la plataforma unificada CDP e ICLEI y validados el año pasado, 94 ciudades ya habían logrado al menos uno de los pasos relacionados con la mitigación de las emisiones de gases de efecto invernadero, 82 alcanzaron la etapa de Adaptación al cambio climático y 33 cumplen con los pilares actuales del Pacto, es decir, son ciudades que llevaron a cabo todas las sub-etapas de mitigación y adaptación, que integran sus Planes de Acción Climática. En todo el mundo, 116 ciudades han alcanzado el Cumplimiento, lo que significa que más del 25% de estos municipios se encuentran en América Latina y el Caribe.

Cada uno de estos pasos se propone para garantizar fases sólidas de diagnóstico, establecimiento de metas y objetivos para la adaptación y mitigación, planificación y monitoreo. Además, permiten la agregación y la comparación con las acciones de otras ciudades. Todas las etapas tienen pasos para su cumplimiento completo.

En términos de mitigación, se propone que las ciudades presenten sus inventarios de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), establezcan y comuniquen sus objetivos de reducción de emisiones y desarrollen acciones para lograr estos objetivos. El progreso en la adaptación se percibe cuando existe la preparación y presentación de una evaluación de riesgos y vulnerabilidades climáticas, el establecimiento de objetivos y la preparación de un plan a nivel local.

Se espera que los gobiernos locales puedan desarrollar proyectos de mitigación y adaptación al cambio climático (resiliencia climática), que pueden presentarse en dos planes separados o en un solo plan integrado. El Pacto, en América Latina y el Caribe, recibe los datos informados en relación con cada una de estas etapas y sus respectivas sub-etapas a través de la plataforma unificada CDP & ICLEI, validándolos con instituciones asociadas.

Medallas

Para reconocer y dar transparencia a las iniciativas de los municipios bajo el Pacto, la secretaría global de GCoM decoró estas ciudades con medallas que simbolizan el compromiso hecho con la mayor alianza global de líderes locales para combatir activamente el cambio climático y reconocieron el progreso de estas ciudades. Los perfiles de las ciudades de ejemplo de la alianza demuestran la acción climática de cada una de ellas.

Medallas de Comprometimiento, Mitigación, Adaptación, y Cumplimiento

En la etapa de Adaptación, 50 de los 82 municipios que recibieron la medalla presentaron planes para sus territorios, como Providencia, en Chile. La ciudad, que tiene aproximadamente 120 mil habitantes, creó la Estrategia Local del Agua, un plan de gestión del agua, que abarca el período 2020-2030. Esta herramienta de gestión municipal nació como una iniciativa de diagnóstico, planificación y reflexión sobre los recursos hídricos.

El plan de agua de Providencia (Chile) tiene riego sostenible de áreas verdes

El municipio tuvo en cuenta la realidad de la escasez de agua y los efectos derivados del cambio climático para planificar una ruta con 41 acciones, tanto a corto, mediano y largo plazo. Además, se agregó el programa “Veredones Sustentables”, que incorpora sistemas de drenaje y reemplazo de especies en áreas verdes. Como complemento de las iniciativas, la Ordenanza de Gestión Local del agua controla los horarios de riego debido a la sequía y prohíbe el uso inapropiado del agua potable.

Con respecto a la mitigación, 42 de las 94 ciudades de América Latina y el Caribe que recibieron esta medalla presentaron un plan estructurado, como es el caso de Belo Horizonte, en Brasil. Se espera que la ciudad alcance los 3 millones de habitantes en 2030 y tiene en el Centro de utilización de energía de biogás, en funcionamiento desde 2010, el mayor proyecto de mitigación de efecto invernadero en el municipio. La estación procesa y quema el gas metano producido a partir de la descomposición de los residuos desembarcados en el antiguo vertedero, generando electricidad, que es comprada por la Compañía de Energía del Estado de Minas Gerais y distribuida en su red.

Estación de biogás en Belo Horizonte (Brasil): el gas metano se convierte en electricidad

La generación de energía a partir del biogás contribuye a la reducción de las emisiones responsables del efecto invernadero, al no liberar alrededor de 4 millones de toneladas de CO2 equivalente en la atmósfera en 15 años. El biogás también se usa como combustible para hacer funcionar tres motores capaces de generar suficiente electricidad para abastecer hasta 20,000 hogares. Belo Horizonte también ejecuta proyectos agroforestales y la revegetación de áreas degradadas, plantando plántulas alrededor de las escuelas, entre otros.

Para alcanzar el estado de cumplimiento, la ciudad que firmó el Pacto debe haber cumplido todos los pasos anteriores: tener un plan de acción en mitigación y adaptación basado en un diagnóstico de la situación actual, un inventario de emisiones y objetivos de reducción de GEI, análisis de riesgo y vulnerabilidad, además de prestar atención al monitoreo de la implementación de las acciones climáticas de la ciudad. Este es el caso, por ejemplo, en Buenos Aires, Argentina, que ha mantenido su medalla desde 2015.

En su plan de acción climática para 2009, la capital argentina determinó acciones en las áreas del sector público y la comunidad en las áreas de mayor emisión de gases de efecto invernadero: residuos, transporte y energía para el suministro de viviendas y edificios en general, que es el energía estacionaria

Este último, que correspondía al 59% de las emisiones, obtuvo medidas relacionadas con la eficiencia en el consumo de electricidad y combustibles fósiles (principalmente gas natural) y la generación de energía con fuentes renovables en los sectores residencial, comercial, industrial e instalaciones del gobierno local. y en vías públicas. Con más de tres millones de habitantes, la ciudad había logrado, para 2015, reducir las emisiones en el sector energético en un 21% con las medidas adoptadas.

El plan climático 2020 proyecta que, para 2030, el nivel de emisiones de la ciudad alcanzará los 17,3 millones de toneladas de CO2. Los objetivos de mitigación de Buenos Aires, que forma parte del grupo C40, apuntan a una reducción del 30% en las emisiones para la próxima década.

Piensa globalmente, actúa localmente

En América Latina y el Caribe, el Pacto Global de Alcaldes para el Clima y la Energía ha llegado a más de 400 ciudades participantes. La comunidad global de gobiernos locales ya tiene más de 10,000 ciudades en seis continentes, representando a más de 800 millones de ciudadanos en todo el mundo. La red global está comprometida con una acción ambiciosa para proporcionar una respuesta histórica y poderosa al cambio climático.

Join the Discussion

Return to top of page